La pasión por América proviene de la seducción por lo otro, por “el otro”, aquel que nos habita sin saberlo.