El cuerpo sigue, sigue desde su sordidez amoratada,
pide más sexo, vino, más sudor;
se estremece en conmoción de madrugada tensa

cuando los huesos se rinden
a su maldita carga y a su lejano polvo.