La condena nocturna
es girar hacia atrás los engranes del día

y ensanchar las cuarteaduras de la muerte.